Dos días en el Queen Charlotte Track

Después de 7 meses en la Isla Norte, hora de poner rumbo a la Isla Sur! Esa isla de la que todo el mundo habla… Es noviembre, el sol viene a acariciarnos la piel, el trabajo ya es cosa del pasado, la habitación en manos de otros inquilinos, los bolsillos llenos, la furgo lista para la aventura… Todo listo para la siguiente etapa!

Travesía Wellington-Picton

Primera parte de la migración: cargar nuestra pequeña Bongo en el ferry, entre 2 camiones llenos de ovejas. Un tiempo radiante, furgo aparcada al sol (pobre frigorífico 🔥) bajo nuestra mirada. La veis?

La travesía es magnífica. Pasamos Baring Head, donde hicimos una excursión memorable unos días antes. Vimos nuestra querida Wellington alejarse… Volveremos!

Muy rápido, las montañas de la Isla Sur tomaron forma, se acercaron, y nos adentramos en Queen Charlotte Sound, los fiordos que recorreremos a pie los próximos días. Las montañas se lanzan al mar en un agua transparente, hermoso! Algunos delfines nos seguían de lejos.

Nada más llegar y sin perder el tiempo, ruta a los fiordos. 60km nos separaban de nuestro campamento para la noche, pero nos tomó 2h llegar! Una carretera sinuosa como pocas!

Éramos los únicos en el lugar. Ah! Y aprovechamos para comprobar que nuestra tienda de ocasión estaba en buen estado… más vale tarde que nunca! Por suerte todo estaba en orden 🙂

Por la mañana atacaríamos nuestra excursión de 2 días y de reputación fácil, la Queen Charlotte Track. El recorrido total es de 5 días (o menos en btt) y atraviesa terrenos privados. Es necesario pagar un permiso para cruzar esos terrenos y comprar un billete de vuelta en barco muy caro (no es un circuito cerrado!). Así que nos decidimos para hacer la versión corta y gratuita: aparcar cerca del hotel Punga Cove y realizar una ida y vuelta de 2 días. Esta parte del recorrido no atraviesa terrenos privados y no habrá necesidad de volver en barco 😉

Queen Charlotte Track

Día gris. Y qué más da! Salimos de Punga Cove, entre helechos. Caminamos por el bosque, con algunos miradores sobre el Queen Charlotte Sound. El agua es verde-azul, transparente. Sería mucho mejor con un rayo de sol (uoh oh oh)!

El camino es en su mayor parte llano y aburrido, lo suficientemente ancho para que pase un gran quad. Todavía no lo sabíamos, pero sería así a lo largo de todo el trayecto.

Conocimos a los Weka, un gran pájaro que no puede volar (hmmm que raro en Nueva Zelanda…). Es un pájaro ladrón y on dudará en acercarse para llevarse lo que no es suyo! Hasta objetos más grandes que él! Vigilad vuestras botas de montaña!

Nos cruzamos con un empleado del DoC (Department of Conservation) ocupado a echar pesticida sobre los bordes del camino en quad. La charla que tuvimos fue algo así:

– Hola, qué estás haciendo?
– Oh, echar un poco de veneno para las malas hierbas del camino!
– Y esto no mata la flora local como los helechos?
– La verdad es que no lo sé, hace poco que utilizamos este producto, espero que no!

Pues sí, descubrimos que en Nueva Zelanda les encantan los pesticidas tipo Round-Up, glifosfato y cía, y los echan por todas partes, hasta en los parques naturales! Tiene cojones! Departamento de Conservación, no me hagas reír… 😂 Desde entonces que no puedo con ellos.

Después de 22 largos km, llegamos a School House Bay, el camping del DoC donde podíamos pasar la noche por 6€/persona. Como muchos campings y honesty box (los estantes de fruta y verdura al borde de las carreteras) funciona bajo el principio de la confianza: una caja en la entrada del recinto permite pagar.

Por la mañana, después de una buena noche en nuestra tienda, intentamos hacer 6km ida/vuelta hasta el verdadero inicio del camino, Ship Cove. Pero había una gran cuesta arriba y a Morgane le pesaban las piernas. Nos paramos en el punto más alto con vistas sobre la bahía (nada de bajar para volver a subir).

De vuelta al camping, preparamos las mochilas y empezamos nuestro camino de vuelta. El tiempo era todavía gris por desgracia! Pero mientras no se ponga a llover… Nos dolían un poco los pies, demasiado tiempo sin andar con las mochilas! Los últimos km fueron un suplicio (además un sendero tan aburrido no ayuda para nada!), pero al fin llegamos a Punga Cove. 47km en 2 días, un buen comienzo. Esta primera parte de la Queen Charlotte Track estuvo bien, pero sin más. Otras partes del camino son mejores al parecer!

Al día siguiente, ya descansados, fuimos fuimos hasta Richmond pasando por Nelson, donde pasamos la noche en el parking del centro comercial antes de llegar a Motueka, inicio de Abel Tasman. 4 días por una de las rutas más célebres del país!

Morgane

Nous, c'est Toni et Morgane, couple franco-espagnol passionné de voyage, Après 8 mois en Amérique du Sud en 2014, nous avons repris la route le 1er janvier 2017 pour un voyage sans billet retour ! Pour en savoir plus, n'hésite pas à venir faire un tour sur notre page "Qui sommes-nous ?" !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar y personalizar su experiencia. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.