Samoa : una semana en Savai’i

E aquí la segunda entrega de las Islas Samoa, un país poco conocido por el que tuvimos un flechazo! Samoa se compone de 2 islas principales: Upolu, donde se encuentra Apia, la capital, y Savai’i, más grande pero menos poblada.

Después de una semana agradable en Upolu, tomamos el ferry (muy simple, hay uno cada 2 horas, cuesta 12 talas/persona) hasta Savai’i. Sabíamos a donde queríamos llegar: Lauiula Beach Fales, que acepta tiendas de campaña. Éramos 6 personas las que queríamos ir a los 2 beach fales de la zona, así que negociamos un taxi a 5 talas/persona para los 20km de ruta. Existen buses por un poco menos, pero el siguiente salía con la llegada del otro ferry 2h más tarde…

Los fales, un espacio comunal frente a cada casa, sirven para muchas cosas (reunión familiar, zona de descanso, dormitorio, etc.) y están por todas partes. Los más antiguos son redondos y muy fotogénicos! Los nuevos son por lo general rectangulares. Frente a cada casa encontramos también algunas tumbas, que sirven también como zona de juego de los niños o tendedero… En Samoa no hay cementerios pues la gente se entierra en sus terrenos!

Lauiula Beach Fales, una acogida en oro

En Lauiula Beach Fales, fuimos recibidos por Petra y Martin, una pareja checa que vino de vacaciones a Samoa y ya nunca volvió… Los entendemos muy bien! Los fales se sitúan en la playa, a pocos metros del agua, y sólo teníamos ganas de una cosa: darnos un chapuzón!

Esa fue nuestra rutina durante varios días: trabajar con el ordenador frente al mar (continuamos trabajando en linea, como buenos nómadas digitales!), snorkeling, paopao (la piragua polinesia), comida gigantesca, paseos a pie por los alrededores… Hay peores rutinas!

La iglesia bajo la lava de Sale’aula

Después de 2 noches en Lauiula y unos quilos de más, tomamos un bus hasta los campos de lava, los lavafields de Sale’aula. Allí se encuentra un punto de interés turístico: la iglesia más antigua de la isla fue destruida por una marea de lava (Samoa son islas volcánicas) más de 100 años atrás. Pero los muros siguen de pie y la lava se solidificó. Un paseo muy especial!

Al salir, el grupo de mujeres que regenta el lugar nos llamó “Es mediodía, habéis comido ya? Venid con nosotras!”. Y ya nos ves en la mesa compartiendo un delicioso pollo con coco y mandioca!

Como los buses son algo raro en la zona, levantamos el dedo para seguir adelante, estómago lleno pero bajo un sol de justicia. Os podéis creer que nuestra situación no ablandó el corazón a nadie? 😜 Una hora de espera y al final, un hombre se paró y nos llevó hasta Manase, a sólo 5km de allí!

Manase, las tortugas en libertad de Savai’i

En Manase se puede nadar con tortugas. En piscina o en libertad, se puede elegir. No hace falta decir qué opción tomamos nosotros… Por ese motivo plantamos la tienda en Regina Beach Fales, porque nos lo aconsejaron (pero nosotros lo desaconsejamos, seguid leyendo). Justo enfrente de Regina, está el “prado” donde vienen a comer las tortugas por la mañana. Por la mañana se pueden ver las cabezas salir del agua. La excitación pudo con nosotros, la primera vez que las veíamos en libertad!

Una vez en el agua, ya es más complicado: el agua estaba muy turbia y las tortugas escurridizas… nada fácil! Veíamos alguna de vez en cuando…

La playa frente los otros beach fales (hay muchos en la zona) es preciosa y los paseos muy agradables.

Domingo, día del señor! Los domingos en Samoa son día de misa, y aquí, uno no puede perdérselo! Hay iglesias por todas partes: católicas, metodistas, protestantes, mormonas, testigos de jehovah, etc. Samoa es el país con más iglesias por habitante! Para ellos es inconcebible no ir a misa el domingo y, aún más, no tener religión. Nos encontrábamos en un país pobre pero con grandes iglesias, verdaderos castillos hasta en los pueblos más pequeños! Ya sabéis a donde va a parar el dinero de los samoanos…

Fuimos a la iglesia católica de Safotu con la tía y la sobrina de la propietaria de la pensión. Todo el mundo saca sus mejores galas! Hasta yo utilicé mi camisa samoana! El ambiente es jovial y la iglesia llena: desde bebés hasta ancianos, todo el mundo está allí. Los cantos son hermosos, pero el resto, es como en casa, y nos recuerda porqué no nos gusta. Se hizo largo, y además todo fue en samoano claro, cualquiera lo comprende! Os lo resumimos: canto, sermón, haced esto y lo otro o iréis al infierno, cantos, sermón, cesta para los donativos, fin.

De vuelta a la pensión, nos cambiamos y patos al agua! Y milagro! Pasamos un buen rato con 3 tortugas tranquilas. Mágico!

Sirvieron el umu, comida de los domingos cocinada en el horno tradicional. Pescado, taro, frutipan, pollo, marisco, chop suey… super bueno! Pero el ambiente era un poco especial y poco amical: todo el mundo comía en silencio y en mesas separadas. Éramos los únicos clientes y nos esperábamos una gran mesa para todos, pero no fue el caso…

Por la mañana, al partir, la propietaria nos pidió un suplemento de 40 talas para la electricidad que usamos para cargar teléfonos y ordenadores. Nos lo soltó así al darnos menos cambio del que tocaba, cuando nunca antes lo había mencionado.

Falealupo, la playa más hermosa de Savai’i

Sólo había un bus a las 14h, pero como no quisimos quedarnos ni un minuto más, levantamos el dedo. Como casi siempre en Samoa, fuimos recogidos por un pastor (no de ovejas, sino de la iglesia. Y aquí los pastores llevan buenos coches… viva el dinero de los fieles!). Al principio iba a dejarnos al pueblo siguiente, pero cambió sus planes de orden y nos llevó casi hasta nuestro destino! Aaah la amabilidad samoana…

Dos coches más tarde, llegamos a Falealupo Beach Fales, donde la belleza del lugar nos dejó sin aliento. Por una vez decidimos NO plantar la tienda y dormir en un fale. Las vistas son maravillosas.

Pasamos la tarde tranquilamente, entre snorkeling, lectura y reposo en el fale mientras pasó una tormenta. Decepción por la noche en cuanto a la comida, pero ya contábamos con ello gracias a unos amigos. También es el mejor lugar del país para contemplar el atardecer, que por lo visto no estuvo a la altura de los días anteriores…

Los blowholes de Alofaaga

Al día siguiente, jornada bien cargada! No sabíamos a dónde iríamos a dormir porque no hay beach fales a lo largo de la costa oeste y sur!

Salir de Falealupo en autostop no es tarea fácil, pero por suerte un vecino nos llevó hasta la carretera principal. De allí, un samoano capitan del ferry Interislander de Nueva Zelanda (los ferrys que cruzan el estrecho de Cook) nos llevó hasta la entrada de los blowholes, los agujeros que soplan. A penas pusimos las mochilas en el suelo un coche llegó. Morgane lo paró para pedirles si nos podíamos llevar, quedaba poco, pero el sol pegaba muy fuerte… Greg, kiwi, Corinne, francesa, y Chloé, su hija, nos llevaron!

Y esto de los blowholes… qué es? Son cavidades naturales en un antiguo río de lava por las que el mar penetra con fuerza y sale a presión. Ya los vimos en To Sua Ocean Trench, en la isla de Upolu, pero estos son mas grandes. Para observarlos en toda su esplendor, mejor ir durante la marea alta.

Son realmente impresionantes, y la marea no había a su punto más alto. Gruñen, vibran, soplan, y salen unos chorros de unos 20-30 metros de altura! La pequeña familia franco-kiwi decidió pagar a una mujer para tener derecho al ”show”, es decir, al lanzamiento de cocos de los blowholes. Los cocos salen disparados a decenas de metros del suelo y caen en el mar, acompañados por el “canto” de la mujer. Nosotros no hubiésemos pagado para verlo, pero francamente tiene su qué! (5 talas/persona la entrada + 5-10 talas por el show).

La itinerario de la familia era el mismo que el nuestro, así que nos adoptaron durante un día 😊!

Afu Aau, la cascada paradisíaca

Con el calor que hacía, esperábamos con ansias la próxima parada: la cascada de Afu Aau (5 talas). El lugar, una sucesión de piscinas, es genial, y el agua turquesa. Pasamos un buen rato saltando y disfrutando del masaje del agua.

El cráter de Tafua

Greg y Corinne propusieron un alto en el pueblo de Tafua y atravesar el bosque. Nos encantan este tipo de planes! Qué bien sienta tener transporte y parar donde uno quiere… La iglesia de Tafua merece una foto. A penas habíamos salido del coche, un hombre se acercó para decirnos que costaba 5 talas por persona y que eso incluía un paseo por el bosque hasta el cráter con su hijo de 13 años. Trato cerrado!

El paseo es corto pero el guía es útil pues la entrada del camino no se ve, y éste se difumina en algunas partes. El cráter está cubierto de bosque, que al mismo tiempo cubre un poco las vistas, pero el paseo vale la pena.

La familia nos dejó a unos quilómetros de Lauiula Beach Fales, donde decidimos pasar la noche de nuevo. Nos encontramos tan a gusto con Petra y Martin!

A penas habían pasado 2 minutos, un coche se paró: la tía de la propietaria de Regina, con quien fuimos a misa el domingo y donde nos sentimos poco a gusto en Manase! El mundo es un pañuelo!

Pasamos 2 días mas en Lauiula, con nuestra rutina, antes de volver a Upolu, donde realizaríamos un HelpX en casa de Jane y Olsen… Un encuentro inolvidable que os contaremos en el próximo artículo!

Al final nos encantó Savai’i: más tranquilo que Upolu, es ideal para pasar una semana! El autostop fue muy fácil, a pesar de un par de ocasiones en el norte-oeste debido al poco tráfico… Pero nunca nos quedamos bloqueados!

good to know !

Del 18 al 26 abril 2018 - 1€ = 3 talas

Lauiula Beach Fales

40 talas/persona

En tienda y media pensión. Lo recomendamos. Super acogida de Petra y Martin! Fuimos al principio y al final de nuestra estada en la isla. También ganamos unos quilos...

Lavafields de Sale'aula

5 talas/persona

Iglesia arrollada por la lava, un buen paseo.

Regina Beach Fales

40 talas/persona

En tienda y media pensión. No lo aconsejamos! Los nuevos propietarios no son muy amables que digamos y nos pidieron más de la cuenta por usar la electricidad!

Felaelupo Beach Fales

70 talas/persona

En fale y media pension. El lugar es genial, la gente agradable, pero la comida mala mala mala...

Blowholes de Alofaaga

5 talas/persona

Visita agradable. Para el parking y el show, unos talas de suplemento (no paguéis más de 10 en total)

Cascada de Afu Aau

5 talas/persona

Genial! Ir hasta la última piscina!

Ferry Savai'i - Upolu

12 talas/persona

Ferry cada 2 horas, puntual. 1h30' de trayecto

Morgane

Nous, c'est Toni et Morgane, couple franco-espagnol passionné de voyage. Après 8 mois en Amérique du Sud en 2014, nous sommes repartis début 2017 pour 2 ans et 8 mois de voyage en Asie et Océanie. Un voyage exceptionnel et inoubliable ! Pour en savoir plus, rendez-vous sur cette page "Qui sommes-nous ?" !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar y personalizar su experiencia. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.